25/11/15


No, Netflix no se ha hecho con los derechos de “Mujeres Desesperadas” y va a incorporar el vecindario al Universo Marvel televisivo, pero leyendo este cómic bien podría hacerlo, ya que la familia Visión no desentonaría nada en dicha serie.

La Visión es de esos personajes con los que muchos de nosotros crecimos durante décadas, y que en el presente dista mucho de lo que conocimos de pequeños. A saber, para todos fue el androide que podría volverse intangible o sólido a su antojo y que, sin saber cómo cojones pudo pasar, se ligó a una de las féminas más espectaculares de Marvel, la Bruja Escarlata.  Luego llegó “Vengadores: Desunidos” y asistimos perplejos a su muerte, para ser más tarde en cierto modo resucitado en la armadura de Iron Lad…pero vamos a dejar las lecciones de historia por ahora.
Nora, el equivalente a Bree Van De Camp en el barrio de nuestra familia
En “The Vision #1” nos encontramos a la Visión menos humanizada de cuantas hemos leído, encontrándonos con un personaje que resulta ser un C-3PO marvelizado y que nos recuerda a Robin Williams en la primera mitad de “El Hombre Bicentenario”, pero que quiere llevar una vida normal, con una supuesta vida normal, en un barrio normal. Lejos de emparejarse con alguna compañera del gremio, se nos presenta a Virginia, su mujer, y a Viv y Vin, sus gemelos, todos evidentemente creados a partir de ondas cerebrales compartidas y materiales sintéticos.

Vida normal que se aleja día a día, ya que mientras los pequeños de la familia disfrutan luciéndose ante los humanos, papá sale volando de la Casa Blanca tras charlar con el presidente de los EEUU, vamos, lo que cualquiera de nosotros y nuestros hijos hacemos día a día (la frase de la madre en la que dice algo así como "si gastáis toda vuestra energía solar antes de la cena tendréis que estar cargando toda la noche” delante de los demás niños del parque es sublime) Pero no se dejan aparte los dramas familiares sobre los que se va a asentar la serie y que, insisto, bebe mucho de la serie televisiva que he nombrado, sobre todo en la segunda parte de este primer número, con la aparición de un personaje cuasi olvidado, El Segador, con funestas consecuencias y que hará tambalear esa armonía familiar que tanto buscan.
No todos los días llega un compañero a la escuela volando...
El guionista Tom King consigue que te enganches desde la primera página en esta especie de tragicomedia heroica, con un texto ameno, divertido y a su vez inteligente, humanizando lo justo a los personajes para que no olvidemos lo que realmente son. En cuanto a Gabriel Hernandez Walta, lo siento pero mi criterio no vale, este autor es una de mis debilidades actualmente. Le descubrí en sus colaboraciones con El Torres ("El Velo" y "El Bosque de los Suicidas") y desde entonces beso el suelo por donde él pisa. En este caso dibuja las situaciones cotidianas con maestría, al igual que dibujó las escenas de acción en Magneto. Lo dicho, un todoterreno de los lápices que está demostrando que  puede bordar cualquier ambientación.

Skottie Young no hizo portada en este caso, pero la regular de Mike del Mundo lo peta igualmente

Sobre su publicación por parte de Panini en España, aún no se sabe nada, pero todo indica que no será antes del verano de 2016. A priori y utilizando la lógica, el  formato elegido sería 100% Marvel con el primer arco argumental ya cerrado, aunque no es descartable una colección nueva en grapa para el personaje, ya que si se elige este formato se me antoja difícil incluirlo en otra colección (como hicieron con Magneto).



0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)