26/5/17


Cuando Takashi Miike hace pelis de yakuzas, el resultado siempre es interesante. Cuando hace películas de adolescentes en institutos, la diversión está asegurada. Pues imagínense lo que ocurre cuando el director mezcla ambos mundos: que sale una genialidad como "Fudoh, la nueva generación" (1997).

He de admitir que, habiéndola visto hace ya tiempo, parte de la trama se me antoja algo borrosa. Pero hay un personaje, una situación, una escena, que se me ha quedado grabada a fuego, y que hace que ya sólo por eso merezca la pena ver la película, incluir el título en esta retrospectiva y construir una estatua en honor de Miike y venerarle. Me refiero, cómo no, al personaje de la guardaespaldas hermafrodita del protagonista, que lanza dardos con la vagina. Si esto no hace que sientan curiosidad por ver la película, no sé qué más puedo hacer.


Pero, como ocurre habitualmente en el cine de Miike, más allá de sus personajes estrafalarios, de un humor no apto para todos los públicos y de escenas que lograrían desconcertar al mismísimo David Lynch, siempre hay una trama interesante y bien armada. 

En este caso tenemos a nuestro protagonista, Riki, hijo de un jefe yakuza, que de pequeño vio cómo éste, para saldar una deuda con un clan rival, le cortaba la cabeza a su hijo mayor (es decir, al hermano de Riki). Y estas cosas como que se le quedan a uno grabadas, por más que no sea un tema de conversación recurrente en las cenas de navidad. De modo que Riki crece decidido a darle matarile al viejo, aunque éste no sospeche nada (bueno, no sospecha nada al principio, que lo del prota es actuar como un elefante en una cacharrería).

De modo que el bueno de Riki comienza apoderándose del control de la escuela, para después pasar a efectuar su venganza contra el clan yakuza. Y para ello cuenta con la ayuda de un elenco de secundarios a cada cual mejor: la ya citada guardaespaldas hermafrodita, un gigante asesino de 16 años, dos niños muy creativos a la hora de asesinar, una jovencita despiadada y una profesora que pertenece a otro clan. Lo mejor de cada casa, vamos.


"Fudoh, la nueva generación" está basado en un manga. Pero, a diferencia de las adaptaciones que hace en los últimos años, aquí Miike todavía se permitía el lujo de pervertir aún más si cabe el material original para convertirlo en algo completamente personal, desquiciado y con litros y litros de sangre derramada a diestro y siniestro. No es de extrañar que Tarantino (otro que tal) haya declarado siempre su admiración por esta película, contándola entre las obras que decidió plagi...que le inspiraron para hacer "Kill Bill".

Yakuzas, estudiantes, sangre, tiroteos, peleas, sangre, honor, venganza, sangre, cabezas cortadas, luchas por el poder, sexo...y más sangre. ¿Quién puede pedir más?


Por cierto que "Fudoh, la nueva generación" contó con dos secuelas. Pero ninguna de ellas era de Miike y, por tanto, jamás he sentido ningún deseo de verlas. No sé, quizás algún día las recupere y me lleve una grata sorpresa...aunque lo dudo. Porque Miike sólo hay uno. Aunque ruede tan deprisa que a veces parezca que tiene un ejército de clones

(Y ese Miike, sí, el único y original, nos firmó un dvd de "Audition" que ahora queremos regalarle a uno de nuestros seguidores de twitter. Más datos, aquí http://www.todoocio3d.com/2015/07/gana-la-peli-audition-firmada-por.html)



0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)