7/11/16


Cuatro años después de "Insensible", Juan Carlos Medina se vuelve a poner detrás de las cámaras en "The Limehouse Golem", que además ha sido la película elegida para clausurar esta edición de Sitges. Hablamos con el director sobre su segunda cinta.

¿Qué te atrajo de este proyecto?
Yo era muy fan del escritor, Peter Ackroyd, y había leído la novela "The trial of Elizabeth Cree". Cuando recibí el guión por mi agente americano, en la tapa vi el nombre de Jane Goldman, la guionista de "Stardust", "The Woman in black", "Kick Ass"... y me dijeron que iba a estar producida por Stephen Woolley, que fue el productor de "Entrevista con el vampiro" y que tiene unas 50 pelis increíbles producidas en Inglaterra. Aparte de eso, el guión me atrajo de inmediato, lo empecé a leer y me cautivó, llegué al final pensando "esto es increíble, aquí puedo traer yo mi visión y hacer algo con temas que me tocan mucho". Temas sobre la identidad, el poder, la construcción de la persona, la condición de la mujer en el siglo XIX... todo ese tipo de cosas que me interesaban muchísimo.

Una de las cosas más interesantes de la película es la gran cantidad de capas que tiene
De eso se trata. Lo que me atrajo es que es una película de género pero que tiene muchos niveles de lectura. Es un misterio sobre un asesino en serie, es un "quién lo hizo", es un drama también, una película de personajes, una meditación sobre la comedia musical... es un poco todas esas cosas y entonces me llamaba la atención intentar traer ese mundo tan complejo a la pantalla.

¿Hay muchos cambios entre la película y la novela?
Hay un cambio fundamental, que fue lo que aportó Jane. Éste fue un libro que hubo grandes nombres interesados en adaptarlo. Estuvo Merchard Ivory, Terry Gilliam... pero nunca llegaron a tener un guión. Entonces Woolley opcionó la novela, contrató a Jane Goldman y ella construyó este guión en forma de investigación policial. Eso fue realmente la gran aportación de Jane, construir este misterio, este guión tan brillante que es como una investigación pero que está dentro de la mente de uno de los personajes (no vamos a revelar cuál para no caer en el spoiler). Entonces el cambio fundamental es que en la novela realmente no hay investigación policial, sólo se menciona dos veces, y el 90% es un diario, con lo que están en la cabeza del personaje y ves Londres a través de sus pensamientos. Esa es otra cosa que me atrajo, que el guión traía esa investigación policial pero sin perder este mundo subjetivo. Y para mí era la posibilidad de construir un mundo muy visual, muy llamativo, muy loco, infectado un poco por el teatro, por la pantomima, también por grandes artistas de la época que me impresionaron mucho, como Blake, Doré, John Martin... crear un Londres como si lo hubieran pintado ellos.

He leído que al principio el personaje de Bill Nighy lo iba a interpretar Alan Rickman
Sí, Alan Rickman fue el primer actor que conocí que quería hacer este papel y le encantaba "Insensible", mi primer largo. Nos conocimos y nos hicimos muy amigos. Él era una persona muy noble, un actor de leyenda, para mí era un privilegio increíble que fuera a interpretar el personaje principal en mi segunda peli. Y estuvimos trabajando en el guión, yo iba a su casa... teníamos una relación muy amigable y era un ser humano muy gentil. Desde que se metió en la peli tardamos unos 6 o 7 meses en conseguir lo que quedaba de financiación. Entonces llego a Londres para empezar la preproducción, y el primer día el productor me convoca a su despacho, muy afectado, y me dice "Alan Rickman está enfermo y no sabemos cuánto tiempo le queda". Fue un mazazo en la cabeza gordo, una cosa durísima que me ha tocado vivir. Yo fui a verle, estaba al inicio de la enferemdad, con un tratamiento, y aún estuvimos viendo cómo hacer la peli. Yo le quería a él, él quería hacerla, su médico en principio dijo que ok... Incluso estábamos trazando un plan sobre cómo podíamos presentarle esto a la compañía de seguros. Y luego lo hospitalizaron y su médico nos dijo que por desgracia ya no era posible. Fue muy duro. Entonces yo estaba a punto de dejar la película, cuando justo hubo el milagro de que Bill estaba disponible y que le gustó el guión. A Alan también le agradaba la idea de que Bill interpretara el papel, y así se hizo.

Clausuras Sitges. ¿Eso añade mucha presión?
Sí, presiona, sobre todo por el nivel de pelis de esta edición, algunas de las cuales son de las que más me han impactado este año, tipo "The handmaiden" o "The Neon Demon". Pero emociona también. Estoy muy contento de verlo en el Auditori. Es una gran sala, con una gran calidad de proyección, el sonido es buenísimo y me hace ilusión.

¿Hay fecha de estreno para España?
Todavía no, pero estamos en ello. A ver qué tal. Supongo que será después de Inglaterra. Allí está previsto que se estrene en marzo, e imagino que en España será después. Pero en Inglaterra se distribuirá antes, eso sí es seguro.

Todo el reparto está fabuloso, pero me ha impactado especialmente el trabajo de Olivia Cooke. ¿Fue tu primera elección para el papel?
Para el papel de Elizabeth Cree necesitaba a una de esas actrices en plan Julianne Moore, Lillian Gish... una de esas actrices capaces de abarcar todo el espectro humano. Y Olivia tiene esa cosa, tiene esa capacidad. Te la crees de buena, de mala...en todo el espectro. Y es una pequeña mujercita, muy fina, muy frágil, pero luego tiene esa cosa espiritual, a través de su mirada, que impresiona a la cámara muchísimo. Había muy pocas actrices de las que pensaba que tenían el perfil para hacer este personaje. Y ella era una de ellas.






0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)