3/8/16


Rick Baker es una leyenda viva. Un maestro del maquillaje galardonado con siete Oscar. Pero su legado va mucho más allá de los premios que ha conseguido. Es el responsable de los efectos de películas como "Un hombre lobo americano en Londres", "King Kong", "Videodrome", "Bigfoot y los Henderson", "Men in black"...

El año pasado estuvo en el Festival de Sitges, donde recibió el Premio Máquina del Tiempo y colaboró activamente en la Zombie Walk, encargándose del maquillaje de muchos participantes. Todo un lujo.

Por desgracia Rick Baker anunció también en 2015 que se retiraba. De todo ello tuvimos ocasión de hablar con él. Es un hombre tan interesante, que elabora tanto sus apasionantes respuestas. que hemos decidido plantear la entrevista de un modo algo distinto, agrupando las palabras del maestro en bloques, divididos según el tema sobre el que charlábamos.

Premio Máquina del Tiempo concedido por el Festival de Sitges
"Estoy muy feliz por el premio, sobre porque es una Máquina del Tiempo. Los Oscar están bien, pero es que no son una máquina del tiempo..."

"Está claro que Sitges es mi festival. La máquina del Tiempo, King Kong... Yo hice de King Kong en la película de Dino de Laurentis y en la versión de Peter Jackson yo era quien pilotaba el avión que derriba a King Kong, así que si lo piensa, el logo de Sitges soy yo por partida doble".

La Zombie Walk de Sitges
"El espíritu de la gente en Sitges es maravilloso. Es gente que realmente ama las películas y aprecia el trabajo de las personas que las hacen, lo que es genial. Pero aún así, he de admitir que el momento culminante de mi visita fue la Zombie Walk".

"Me lo pasé en grande. Fue excitante ver a tanta gente maquillada caminando por las calles de Sitges. Mi mujer y yo paseábamos por la ciudad y era fantástico ver a tantas personas yendo al cine, y algunas llevaban un maquillaje bastante bueno, y pensé "esto es genial". Hacía mucho calor, pero eso no detenía a nadie. Recuerdo que vi a un padre con dos niñas pequeñas vestidas de zombis. No me podía creer ese espíritu y esa energía en el ambiente. Tanta gente deseosa de participar en la zombie walk...fue increíble. Me encantó interactuar con los asistentes".

Los motivos de su retirada
"Es una respuesta difícil, porque hay muchos factores. En primer lugar, porque acabo de cumplir 65 años. Sé que el final está ahí, no tan lejos. La muerte se ha convertido en un asunto mucho más real para mí desde la muerte de mis padres. y me ha hecho pensar en muchas cosas. Me parezco mucho físicamente a mi padre y cuando se estaba muriendo le miraba y era como mirarme en un espejo del futuro. Era como verme dentro de 20 años, y teniendo en cuenta que los últimos 20 años parece que fueron ayer y que el tiempo pasa volando... Luego también hay que tener en cuenta que mi vista ya no es lo que era y que hay cosas que ya no puedo hacer por mí mismo, artísticamente hablando".

"Por otro lado está el hecho de que la industria del cine ha cambiado. Ya no es lo mismo que cuando yo empecé. Siempre ha sido un negocio loco, pero antes los jefes de los estudios eran gente del mundo del espectáculo. Ahora son contables. Lo único que importa es el dinero, ya no les importa la calidad. Y a mí sí que me importa mucho el tema de la calidad",

"En los 80 yo era el tipo al que acudías cuando querías algo bien hecho, me permitían hacer las cosas bien. Mi trabajo es encontrar siempre motivos para quejarme, pero aún así...(risas). Ahora sin embargo siempre optan por la opción más barata. Y son opciones con las que yo no puedo competir, no puedo bajar de cierto precio si quiero que las cosas se hagan bien y tener preparado todo cuanto necesitamos. Yo dirijo un gran estudio, y es el estudio más seguro de Hollywood. La gente muchas veces se intoxica con los productos químicos y eso cuesta mucho dinero, así que me parece importantísimo estar preparado para las eventualidades. Pero los ejecutivos no lo ven del mismo modo. No puedo hacer trabajos si resulta que me van a costar más dinero de lo que luego voy a cobrar. De modo que por desgracia resulta que a día de hoy ya no soy competitivo".

"Luego está el hecho de que tienes que tratar con tantos productores. Productores, productores, más productores... ¿Has visto las series de televisión? ¡Hay miles de nombres de productores! Y la cosa es que para dar validez a su trabajo creen que tienen que hacer cosas como decir "no me convence, haz otra cosa". Y tú les preguntas, "de acuerdo, ¿qué es lo que quieres que haga?" Y ellos, "no sé, sólo haz otra cosa". "¿Pero me puedes dar alguna indicación?" "No, simplemente haz algo distinto". Y el tiempo de la preproducción siempre se va haciendo más pequeño porque tienes que hacer cientos de diseños que son básicamente el mismo. Y con el tiempo eso te va consumiendo el alma".

"Yo trabajo en esto porque me encanta, y de repente descubrí que estaba empezando a no encantarme. Y no quería convertirme en el mismo viejo gruñón amargado que ya he visto muchas veces, esa gente a la que conocí cuando era un crío y que eran gente amargada que no disfrutaba con lo que hacía. Yo me preguntaba "¿cómo puede no gustarte esto? ¡Estás haciendo películas!". No quiero convertirme en esa persona. Así que, ¿sabes? Me estoy haciendo viejo, ya no puedo mantener mi estudio, no sé si podré trasladarme a otro sitio, no sé si quiero trasladarme a otro sitio e intentar hacer trabajos más baratos... de modo que ha llegado la hora de dejarlo",

"En los últimos años no sabes la de veces que he dicho "no entiendo por qué me has contratado". ¿"Qué por qué? ¡Porque eres el mejor!" "Vale, pues entonces déjame hacer lo que sé. Porque para creer que soy el mejor, lo cierto es que no dejas de cuestionar todo lo que hago, así que...". Los mejores trabajos que he hecho siempre han sido para gente que me ha dicho "creo que eres la persona adecuada, así que haz lo que tengas que hacer. Si lo tienes claro, sigue adelante con ello, que para eso tú eres el experto".  Esos son los trabajos que me interesan.

"Te dicen "hazme un Hombre Lobo que parezca que viene del infierno". Ok, lo haces, Compro pelo y de repente alguien de la oficina de producción me pregunta "¿por qué has comprado pelo? No lo entiendo". Y les digo "¿Qué parte no entiendes? Hombre Lobo, pelo... está en el título de la película, ¿verdad? Sin el pelo, es un hombre. Ahora tenemos que hacer un Hombre...Lobo". "Vale, pero ¿para qué necesitas el pelo?" "Pues porque los lobos tienen piel y necesito que parezca...". "Sí, pero ¿para qué necesitas tanto?". "Porque lo aplicamos cada día de rodaje pero resulta que mañana rodamos de nuevo y habrá que hacerlo otra vez". "Esto...¿no podrías hacer algo diferente"?."

El trabajo del que se siente más orgulloso y con el que mejor se lo ha pasado.
"Siempre trato de pasármelo bien. Filmar es muy complicado, hay mucha presión, así que al menos intenta divertirte en la medida de lo posible. Pero la película que me puso en el disparadero fue "Un hombre lobo americano en Londres". Todavía estoy muy orgulloso de esa película, pero al mismo tiempo lloro cuando veo la película, porque hay cosas que sé que ahora podría hacer mucho mejor. Pero eso fue hace unos 35 años. Eran tiempos diferentes. Yo tenía 30 años y mi equipo eran fans que en su momento me habían enviado cartas. Un chico de Texas, otro de Connecticut...que nunca habían trabajado en películas. Fue como una gran sesión de entrenamiento. Éramos yo y un equipo de seis personas e hicimos un trabajo bastante bueno que aún se sostiene tres décadas más tarde"

"Luego está "Bigfoot y los Henderson". La película puede gustarte o no, pero la ves hoy día y el personaje aún resulta creíble, que es algo de lo que me siento muy orgulloso".

Siete Oscar de la academia
"¿Que si ganar premios me parece importante? ¡Pues claro que sí! La gente me dice "tienes tantos premios que ya no deben significar nada para ti". Pues sí, sí que significan mucho"

"Nunca creí que fuera a ganar un Oscar, sobre todo porque ni siquiera existía una categoría para el mejor maquillaje. Sólo dos personas habían ganado un Oscar por el maquillaje, William J. Tuttle por "7 faces of Doctor Lao" y John Chambers por "El planeta de los simios", y ambos habían sido galardones especiales. Mi sueño era poder trabajar algún día en películas, así que lo de ganar un Oscar eso ya ni lo pensaba".

"Cuando crearon la categoría y me nominaron por "Un hombre lobo americano en Londres" pensé, "vaya, es un honor estar nominado". Porque honestamente nunca pensé que la Academia fuera a darle un Oscar a una película de terror, con partes gore...eso no es precisamente lo que yo llamaría material oscarizable. Y Vincent Price, que fue el que presentó el premio, de repente dijo mi nombre y fue increíble. Yo había preparado un discurso de agradecimiento sólo por si acaso y subí y de repente me encontré en frente de todo Hollywood. Estaba Meryl Streep, Jack Nicholson...  Veía que las palabras salían de mi boca, pero no estaba realmente seguro de lo que estaba diciendo. Y cuando acabé yo iba a sentarme de nuevo, no tenía ni idea de que los ganadores salían del backstage directamente a hablar con la prensa y dije lo que supongo que hay que decir en estos casos. Pero estaba como en una nube".

"Curiosamente me pongo más nervioso ahora, es decir, estaba más nervioso en las ceremonias siguientes que en la primera. Porque en la primera ni esperaba ganar ni sabía cómo iban las cosas Ahora lo sé y es terrible. Te dan 30 segundos para que des tu discurso. Y lo que la gente no sabe es que hay un reloj gigante justo enfrente de ti y tú lo ves en todo momento. Y el stress cuando dicen tu nombre, porque sabes que el tiempo ha empezado a correr, así que tienes que subir a toda prisa. Es horrible".

"El peor año fue el de "Harry and the Henderson", porque te dan una especie de programa en el que te indican el orden en que se van a entregar los premios. Lo mejor es cuando entregan el tuyo al principio porque, ya sabes, ganes o pierdas tienes tiempo para superarlo y disfrutar del resto de la ceremonia. ¡Pero ese año fue de los últimos que se entregaron! Aunque al menos gané".

Qué es lo siguiente para Rick Baker
Lo siguiente será pintar, esculpir... Aún tengo muchas cosas que hacer. Por ejemplo cuando me llamaron para que viniera a Sitges, al principio les dije "si es en octubre no puedo, porque es Halloween". Es decir, adoro Halloween y siempre me ocupo de toda la decoración para hacer algo especial. Llevo meses trabajando en ello, hago maquillaje para toda la familia, para mis hijas... se ha convertido en toda una tradición. Aún así, decidí venir. Lo que significa que cuando vuelva a casa más me vale ponerme las pilas para tenerlo todo a tiempo".



0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)