10/6/16


Alberto Marini (Turín, 1972) es un excelente guionista, capaz de cambiar de registro con una increíble solvencia. Suyos son los guiones de películas como "Romasanta", "Mientras duermes", "Extinction" o "El desconocido". Ahora finalmente ha dado el salto a la dirección con la magnífica "Summer Camp", de la que nos habló durante el Festival Nocturna. A decir verdad todo en esta historia es de primer nivel...menos la fotografía que acompaña este reportaje y por la que debo pedir disculpas (¿he comentado alguna vez que soy el peor fotógrafo del mundo?)

En los últimos tiempos has firmado los guiones de películas como "El desconocido", que era un thriller, o "Extinction", que tenía un tono muy serio. Sin embargo en tu estreno como director te has decantado por hacer una película muy diferente, mucho más...
Gamberra, esa es la palabra. Como guionista he tenido la suerte de trabajar en proyectos muy diferentes, pero si lo piensas mi segundo guión, "Para entrar a vivir" ya iba en esta misma línea. Como director he empezado tarde, a los cuarenta. No he sido un chavalín de esos que a los veinte años ya habían hecho 25 cortos. Empiezo ahora y empiezo así porque debo tener mi propio proceso. Yo le dije a Filmax y a Jaume que quería hacer una película de terror gamberra. Con carreras, adrenalina, mordiscos y algo de humor.

¿Y cómo es que decidiste dar el salto a la dirección?
Siempre he querido ser director de películas de terror, desde que era niño. A ver, tampoco es que mate por dirigir, pero sí que me apetecía. Estuve a punto de encargarme de "Mientras duermes", que al final pasó a manos de Jaume Balagueró, lo que estuvo muy bien. Pero me quedó el gusanillo y aquí estamos.

Siempre has admitido ser un gran fan de las películas de terror. ¿Cuáles son tus principales referentes?
De Darío Argento me gusta sobre todo "Suspiria" y "Rojo Oscuro". También  está "La casa dalle finestre che ridono"de Avati, y las películas de Sam Raimi, de hecho creo que hay bastantes homenajes a él en nuestra cinta. "28 días después" de Danny Boyle, todo lo de Jaume Balagueró... Eso sí, aunque quizás a algunos les moleste descubrir esto, admito que no soy muy fan de los slashers clásicos. Me fascina "Scream", eso sí, pero los slashers de campamentos de verano no me gustan demasiado. De hecho con "Summer Camp" quería meterme un poco con ellos.

"Summer Camp" es una película de terror pero muy divertida y con mucho ritmo. Como si fuera una montaña rusa
Sí, se trataba de proponer un juego al espectador, y ojalá entre en él. Está pensado sobre todo para aquellos que conocen el género, y creo que puede ser muy divertido. "Summer Camp" juega con convenciones vistas en otras muchas pelis, con algunos referentes, y lo que intentamos hacer fue darle la vuelta.

Particularmente creo que lo habéis logrado. Porque aunque es muy difícil innovar en este género, sí que hay algunos detalles muy curiosos de la película, como las particularidades de la infección
Queríamos jugar con esto, proponer algo novedoso. Sí, había un sustrato debajo de la película, una idea sobre la naturaleza humana, pero la cosa estaba en no hacer otra película de infectados al uso. Eso es algo que otras personas ya han hecho antes, y mejor, así que no tenía sentido para mí intentar repetir dicha fórmula. Se trataba de intentar modificar un poco las cosas.

Háblame un poco del reparto. ¿Cómo elegiste a los actores?
Hicimos gran parte del proceso de casting por skype. A Pantelion le gustaba Diego Boneta, que venía de trabajar con Tom Cruise en "Rock of ages". Maiara Walsh me la propusieron y me gustó mucho. Jocelin Donahue era una de mis peticiones porque soy un gran fan de "La casa del diablo". Y a Andrés Velencoso le conocí en Barcelona. Vino a nuestras oficinas a hacer el casting y se presentó en chandal, muy preparado. Lo primero que hizo fue lanzarse contra la pared, e hizo que se cayeran todos los pósters que teníamos colgados, de modo que la prueba física ya la tenía superada (risas). Luego afortunadamente la actoral también la hizo muy bien.

Viendo la película he de decir que el casting me parece de lo más acertado, ya que están todos magníficos en sus papeles
Tuvimos la suerte y también la habilidad de seleccionar a estos chicos. Lo cierto es que tú nunca sabes cómo te van a llegar al rodaje, si están entregados o no... Esta es mi primera película como director, pero he estado ya en muchos rodajes y he visto a actores que a veces tienen una relación complicada con el director, o que no se encuentran a gusto en el rodaje, sea por la razón que sea, y al final tienes películas con potencial, pero que se desinflan totalmente. Yo no quería que me pasara eso. Íbamos con poco tiempo para rodar esta película, por lo que valoramos su talento delante de la cámara, su capacidad física, pero también nos informamos mucho sobre su actitud personal. Así que hablé con directores que ya habían trabajado con cada uno de ellos en el pasado, con productores... Quería gente entusiasta, entregada. Y fueron así. Maiara, que fue la primera en llegar, fue entrega total y simpatía desde el principio. Después se sumaron los demás y se creó un buen ambiente. De hecho los cuatro son amigos. Maiara y Jocelyn quedan para hacer cosas en Los Ángeles, Andrés me contó que hace unos meses estuvo también en Los Ángeles y se vio con Diego... se ha creado un buen grupo. Y la actitud en el rodaje era muy buena por parte de ellos. Se entregaron totalmente, disfrutaron.

¿Te acuerdas cómo fue el primer día de rodaje?
Sí, rodamos la secuencia de inicio de la película, la carrera en el bosque de Maiara. La habíamos ensayado, pero con dobles. Maiara había ido al bosque una semana antes, aunque sólo para conocer el lugar, no había hecho ninguna carrera. En el rodaje de "Rosamanta" yo había visto a Elsa Pataky torcerse el tobillo y suspenderse el rodaje, así que estaba muy preocupado de que los actores pudieran hacerse daño. Por eso puse la condición de que los actores llevaran los tobillos vendados, rígidos, para intentar prevenir caídas y torceduras. Luego sí que habíamos probado ya la venda de Maiara, una venda que te permite ver, pero era algo novedoso. Sabíamos por dónde pasar, el movimiento de cámara que iba a hacer... Lo que no podíamos controlar era la luz. A decir verdad, la luz no se portó muy bien. Fue un día de muchos nervios.

¿Y cuando terminó esa primera jornada te quedaste contento, o pensaste "Dios mío, dónde me he metido"?
Bueno, eso lo pensé muchas veces (risas). En  preproducción, cuando la película ya estaba financiada y veía que la cosa iba para adelante... En el rodaje, la primera semana fue la que me costó más, después pillamos todos la rutina - rodar por la noche, dormir por el día - y fue todo más fácil. Yo iba al rodaje muy contento. A veces llegaba a casa tan de subidón, después de trabajar toda la noche, que en vez de irme a dormir aprovechaba y  llevaba a mis hijas al colegio. Me levantaba todos los días con cansancio pero feliz, como cuando has ido a un concierto y te lo has pasado en grande y sabes que ese mismo día va a haber otro concierto igual.

¿Qué diferencias has notado entre tu trabajo de guionista y el de director? ¿Cuál prefieres?
Para mí el guionista no es un autor, en el sentido de que el autor de una novela, por ejemplo, sí, tendrá sus correcciones, pero es su novela y no hay ningún intermediario. El guionista es parte del proceso creativo. Es uno de los primeros pilares, pero el guión no es una obra, el guión es un instrumento que le sirve a otra gente para convertirlo en una película. ¿Ventaja? Que el guionista no tiene esta responsabilidad, este agobio bestial que tiene el director, que al fin y al cabo es el responsable último de la película. Desventaja; la frustración, que pierdes el control creativo. Yo me he entrenado mucho para tomar conciencia de ello. Sé y respeto que el director tiene que usar el guión como instrumento, que tiene que interpretarlo y trasladarlo a imágenes concretas. Y en el rodaje surge la creatividad, se cambian cosas, y esa creatividad la tiene el director, el actor, el montador... De modo que lo tengo claro, pero no deja de ser frustrante, Soy profesor en la ESCAC, en Barcelona, y siempre les digo a mis alumnos que lo más importante es que el director esté cien por cien convencido de cada línea del guión. A veces es mejor renunciar a algo que nos gusta mucho como guionista, pero que al director no termina de convencerle, que seguir adelante con ello, respetando lo que habíamos escrito, pero que luego quede mal.

¿Se peleó mucho el Alberto director con el Alberto guionista?
No. De hecho me obligué a tener una coguionista, Danielle Schleif, y recurría a ella en cada cambio de guión, para ver cómo reaccionaba. A veces reaccionaba bien y otras no lo tenía claro. En "Summer Camp" he sido director, y el Alberto Marini director no se ha sentido cohibido por el Alberto Marini guionista. Yo quería hacer la mejor peli posible, y si había que cambiar algo que me gustaba pero que veía que no quedaba bien, lo hacía.

El estreno de "Summer Camp" en España se ha hecho de rogar, ya que lleva casi un año paseando por todo el circuito de festivales. Tengo entendido que es porque, al ser una coproducción, tenía que estrenarse primero en Estados Unidos. ¿Cómo se vive esta situación, el tener que depender de otra gente para ciertas decisiones?
Bueno, lo vives sabiendo desde el principio que puede pasar esto. Pero más que la fecha de estreno, lo peor era el tema de la comunicación. No porque hubiera problemas, sino porque en Estados Unidos es habitual que se produzca un baile de ejecutivos y a veces no sabes cuál es tu interlocutor. Pides una respuesta, no te llega, no sabes qué pasa... Yo soy muy fan del productor creativo, aporta mucho y su trabajo es muy útil. Pero si no tienes claro quien es... Dicho esto, no me puedo quejar. No he tenido ninguna mala experiencia, como las que sé que han sufrido otros compañeros con sus proyectos.

Como decía la película ya ha pasado por diferentes festivales. ¿Cómo ha sido la reacción del público? ¿Y qué esperas que suceda en España?
Esta película nació para el mercado global, así que hay que mirar las cosas en conjunto. No sé qué va a pasar en España, ya que el género no está en su mejor momento. Pero bueno, yo espero que a la gente le guste. En el Frighfest de Londres, donde se estrenó en agosto del año pasado, la gente conectó mucho con la película. Luego fuimos a Bhutam, donde la gente en la sala estaba completamente callada, ni reían, ni aplaudían... Y ojo que los distribuidores me han dicho que gustó, es simplemente que allí son así. Luego está Malasia, donde "Summer Camp" arrasó, lo que fue una sorpresa... No lo sé, hay pases que son muy entusiastas y otros que resultan más fríos. Y el más frío de todos, curiosamente, fue el de mi país, Italia. Pero lo bueno es que la gente siempre conecta en los mismos momentos. Es decir, ríen cuando queremos que rían y se asustan en determinadas secuencias concretas. Creo que eso significa que hemos hecho un buen trabajo.



0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)