9/3/16


La segunda y última entrega de la mini crónica sobre el Festival de Cine Independiente Norte-Americano de Barcelona, AMERICANA. Tres días de cine indie, nueve películas fueron las que pude ver que dieron para mucho. Momentos brillantes, otros de tedio absoluto, no muchas risas y bastantes historias que abordaban el tema de los abusos infantiles. Esta vez toca comentar los filmes correspondientes a las secciones Amerina Next y Americana Docs.

Americana Next

People Places Things

Está bien encontrarse con una comedia entre tanto drama, aunque la película aborde algo tan dramático como el fin del amor. La vida de Will, interpretada por Jemaine Clement (conocido por ser uno de los creadores de Flight of the Conchords) da un giro inesperado al descubrir que su pareja, con la que ha tenido dos niñas, está enamorada de otra persona. El protagonista, profesor de novela gráfica, utiliza el dibujo como herramienta para la superación y el auto análisis, y esa parte (muy importante) está abordada de una manera demasiado superficial, demasiado básica. No tengo ni idea si se ha enfocado así para que sea mejor digerido, tampoco hay que ponerse en plan Charlie Kaufman, pero un poco mas de complejidad tampoco estaría de más. El velo de buenrrollismo que cubre toda la historia se supera gracias a unos diálogos mordaces, un humor que no llega a ser muy negro, pero que llega a tener algunos momentos brillantes. Y el pasotismo que deprende Jemaine Clement es la clave de eso. Es aquello de ver que todo el rato apunta alto, pero que acaba acomodándose para desarrollarlo todo de forma mas… ¿comercial?...¿mainstream?... algo así.



They Look like People

La otra graaaaaan decepción. Por aburrida, por fallida, por la presentación que se marcó uno de sus protagonistas mediante un vídeo grabado en el que no daba crédito a que su película fuera a proyectarse en España… Vale, eso no tiene nada que ver con la película en sí, pero cuando el tipo se atreve a mencionar como referencia Babadook o Let me in y después ves lo que ves, pues nada, que hay algo en tu interior que se enciende…

Que sí, que hay que apoyar los proyectos pequeños, que esta película se vendía como eso, un pequeñísimo film rodado entre amigos. Justamente por eso tenía muchas ganas de verla, en este tipo de proyectos siempre es de agradecer la pasión que se vuelca, lo digo por propia experiencia. Y además de género, de terror concretamente. Genial. Peeeero… buf!

Un chico acoge en su casa un antiguo compañero. Poco a poco no, enseguida vemos que este personaje padece algún tipo de brote psicótico y parece que en cualquier momento va a armarse la de Dios. Pero eso nunca llega… que tampoco sería necesario que llegara si al menos la película mantuviera algún tipo de tensión, pero ni eso. La dirección y el montaje tosco no ayudan. Las escenas claramente improvisadas por los actores para crear empatía con el espectador no lo consiguen, al contrario, las alargan y acaban cayéndote mal y las interpretaciones tampoco destacan demasiado. Además de una repetición constante de las mismas situaciones sin ningún tipo de clímax por ningún lado.

Decepción, una pena…



Yosemite

Menuda infancia debió tener James Franco. Esta película está basada en unos relatos escritos por el actor. Gabrielle Demeestere se encarga de adaptarlos. Tres historias, tres niños protagonistas y la caza de un puma como hilo conductor. Tres historias que ni empiezan ni acaban, sólo te dejan con la sensación que todo adulto es un pederasta en potencia, que los niños están en un peligro constante. La película nos dejó bastante descolocados sin acabar de pillar qué nos quiere contar. Tampoco ayuda demasiado el título… el parque está presente en la primera historia y supongo que quiere hablar de lo salvaje, con todo el tema de la caza del puma y los posibles depredadores de la sociedad, pero no se… a mi no me convenció. Y eso que soy fácil.



Take Me to the River

La joyita del festival. Gracias, gracias por hacer películas así, Matt Sobel, llévame al río cuando quieras. Bravo por tu valentía, por tratar un tema tan tabú como es la de la sexualidad infantil. Y encima viniendo de donde vienes, como me gustaría ver la reacción de algunos sectores norteamericanos al visionado de este film, madre mía…

Otra reunión familiar, esta vez de Ryder y sus padres, que viven en California y viajan hasta Nebraska. La primera escena que vemos es la de la familia en coche y Ryder preguntando si van a anunciar su homosexualidad a la familia. A esa familia que ha quedado estancada en un pueblo de interior, de mente no tan abierta como la de Ryder y compañía, mas bien retrógrada.

Bien, piensas, te preparas para presenciar una comedia sobre ese hecho, parece que todo apunta que será así y de repente….¡Bum! Nada de eso, algo pasa en la reunión. Parece que el tono cambia, en algunos momentos hasta parece que todo vaya a tomar un aire mas alegórico o onírico, pero… ¡Plas! Nada de eso, ¿qué te habías creído? Situaciones tensas, muy tensas, no dejas de asombrarte en lo que estás presenciando y entonces llegas a la escena clave y te quedas absolutamente desencajado. ¿De verdad acaba de hacer eso? Bra-vo

Y encima sale indemne de ello porque el muy cabrón te remata la película de forma magistral. Qué bien conseguido todo, qué maravilla la dirección de los actores y actrices. ¿Cómo ha conseguido que las niñas actrices actúen con tanta naturalidad? Genial Logan Millar y su Ryder y el trabajo de vestuario, cuánto se puede decir con tan poca cosa.

Ahora, Matt, estás en nuestro punto de mira, esperamos ansiosos tu próximo proyecto, porque si es la mitad de bueno como tu primera película, te querremos para siempre.




Americana Docs

Prophet’s Prey

Desgraciadamente solo pude asistir a una documental de esta sección. ¿Y por qué me decidí por este en concreto? Pues por abordar uno de los temas que más me fascinan, el de las sectas. En este caso se centra en la figura de Warren Jeffs, el líder de la "Iglesia de los santos de los últimos días", una secta evangelista, que tiene sus raíces hace varias generaciones. Es increíble ver hasta dónde puede llegar el control mediante la religión, pervirtiendo las mentes de sus fieles durante tanto tiempo que acaba formando parte no sólo de tu cultura, sino de su propia forma de ser. Asqueroso.

El documental, dirigido por Amy Berg, acompaña la investigación sobre Warren Jeffs y las acusaciones de abusos a menores perpetradas por el. A medida que el metraje avanza, no dejas de hacerte millones de preguntas... y pocas son respondidas. Una vez acabado el documental, no dejas de hacerte más preguntas. ¿Cómo es posible? ¿Cómo se permite? ¿Cómo lo logran?...
Preguntas y mal rollo, mucho mal rollo. 

Un apunte, la música es de Warren Ellis y Nick Cave, que también colabora como narrador.




Y hasta aquí esta mini crónica, muchas gracias a la organización del Americana y nos vemos el año que viene. 

Bye, bye


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)