21/10/15


Bienvenidos al curso acelerado de cómo estropear un buen arranque de película y hacer una cinta de serie B mediocre, y encima con aspiraciones artísticas.

Por si no ha quedado suficientemente claro en el párrafo anterior, no, no me ha gustado "Hellions". Que ya desde su primera imagen es evidente que cuenta con más pasión que presupuesto, pero bueno, uno es un enamorado de la serie B (de las películas buenas, obviamente) y no necesita de efectos especiales de la Light & Magic para pasárselo bien en el cine. Me basta una buena historia que esté bien narrada y logre mantenerme interesado.


Pues bien, "Hellions" no tiene ninguna de las tres cosas. El arranque, como digo, no está nada mal. En la noche de Halloween una joven descubre que está embarazada. Cuando se dispone a salir de fiesta, disfrazada, un extraño niño llama a su puerta. Y a partir de ahí, todo se torna en una pesadilla en la que la chica es perseguida por niños sin rostro mientras su hogar parece convertirse en la boca del infierno.

Pero tras ese interesante punto de partida (tampoco es que sea el colmo de la originalidad, vamos, pero es que yo me conformo con poco) todo se va al garete. Al director le da por jugar con la gama de colores a la hora de etalonar las imágenes, intentando ser creativo, pero consiguiendo por el contrario darle al conjunto un look de video que asusta (y que en la gran pantalla queda especialmente mal).


Por si fuera poco, una vez que comienzan los sustos, las persecuciones y las alucinaciones...pues eso, que ya no hay más. No hay historia, no hay desarrollo. Cosa rara tras cosa rara hasta llegar a un final que, y esto sí que no se lo puedo perdonar, deja todo en el aire y a la interpretación del espectador, sin que se nos explique realmente qué diablos ha pasado. 

Ya he comentado mil veces lo mucho que me molesta ese recurso, que me parece de mal escritor. Es maravilloso cuando una película tiene diversas capas y ofrece múltiples lecturas y le pide al espectador que complete los puntos en su cabeza. Pero una cosa es eso y otra muy distinta poner cosas raras, porque parecen cool, y luego decirle al espectador "ale, arréglatelas con lo que hay, que por nuestra parte no tenemos ni puñetera idea de qué va la cosa".

El cine son historias. Todo lo demás, no me sirve.


De modo que la cosa queda así como muy misteriosa, con un final de esos de "no tengo muy claro lo que ha pasado", y que casi se podría interpretar como un mensaje patrocinado por la sociedad pro-vida. Pero si el director no se molesta en intentar ser menos críptico, desde luego no seré yo quien me moleste en hacer su trabajo, así que él deja las cosas en el aire y yo me limito a decir que su película es una mierda. Acción-reacción.

No pierdan el tiempo. "Hellions" no es divertida, ni interesante. Ni siquiera la presencia de Robert "acepto cualquier trabajo en el que me paguen" Patrick. Es un producto que se cree mejor de lo que sinceramente es, y que incluso se atreve a intentar aleccionar al espectador. Pues conmigo que no cuenten. Gracias por durar sólo 80 minutos, y eso es todo lo bueno que puedo decir.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)