12/10/15


Pues me ha tocado a mí el marrón de tener que hablar de la mediocre segunda parte de "Attack on Titan".,.

Vaya por delante que a mí también me gustó la primera,  y que coincido con mi compañero Yota en prácticamente todo lo que escribió.  Además,  admito que no he leído el manga ni visto el anime, así que no me rasgo las vestiduras por los cambios, no pienso en cómo podría haber quedado de ser más fieles al original y me limito a disfrutarla como lo que es, una película con los condicionantes que tienen las películas respecto a otros medios.

A nivel visual, obviamente no hay cambios con respecto a la primera parte (algo lógico teniendo en cuenta que se rodaron a la vez). Los efectos especiales no han empeorado (ni mejorado tampoco) y en cuanto a los protagonistas,  no esperen caras nuevas. Somos lo que somos, estamos los que estamos, y se trata simplemente de seguir allá donde lo dejó la primera entrega.


El problema es simple y llanamente argumental. Dicho de manera simple, que pasa poco y, lo que pasa, va en contra del espíritu de la primera entrega. De nuevo les recuerdo que no he leído el manga, así que puede que no sea un fallo de la película en sí. Pero igualmente me parece un planteamiento erróneo que hace que sientas que te están tomando un poco el pelo.

Que no hay mucho que contar queda claro cuando la segunda parte dura 88 minutos con créditos y, además, los 6 primeros son un largo (en serio, largo) resumen de lo sucedido anteriormente. Es divertido que pelis como "El hobbit", que se estrenaban de año en año, a duras penas tuvieran la deferencia de recordarle al espectador dónde se habían quedado. Pero aquí, que las cintas se han estrenado con muy pocos meses de diferencia, tardan una eternidad en retomar la trama, como si la memoria de los espectadores japoneses fuera especialmente mala.


Sin embargo 80 minutos de calidad serían más que suficientes y estarían muy bien. Claro que entonces llega el giro argumental y lo estropea todo (giro que se puede calificar de spoiler. Lo de siempre, los que no quieran saberlo, que se salten este párrafo y el siguiente). Porque de repente los Titanes dejan de ser el enemigo y la acción se concentra en los humanos. Los malvados humanos que en realidad están detrás de todo el asunto.

Para no ser demasiado explícito, diremos que la cosa se divide en tres bandos: los protas, a los que ya conocemos, los dirigentes, que en realidad ha hecho un "Snowpiercer" en toda regla, y luego cierto personaje al que vimos en la primera entrega, que esconde un secreto similar a otro que vimos en la primera entrega, y que es de los que creen que darle a "Delete All" es la solución para todos los problemas.


Con este panorama, nuestros protas tendrán que luchar contra ambos bandos para intentar alcanzar el típico status quo de "todo cambia y todo sigue igual". Es decir, que si éste es el final de la saga, genial. y si deciden hacer tercera parte, pues a nadie le extrañará tampoco. Aunque, eso sí, quizás tengan que hacer un nuevo casting, ya que no todos los personajes sobrevivirán a la aventura.

"Attack on Titan 2" me decepcionó, y mucho. A decir verdad, viendo las dos pelis (que en total apenas sobrepasan las 3 horas), da la sensación de que sus responsables podrían haber optado por reducir escenas innecesarias (que las hay, y a patadas) y hacer un digno producto de 2 horas. Sinceramente creo que todos habríamos salido ganando. Todos menos los productores, claro, que no podrían haber cobrado dos entradas en vez de una. He ahí el principal motivo de la (innecesaria) división. La pela es la pela.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)