6/10/15


Hace ocho años,  allá por 2007, el famoso videojuego "Hitman" dio el salto a la gran pantalla con una película protagonizada por Timothy Olyphant ("Justified") y Olga Kurylenko ("Quantum of Solace"). La verdad es que la película no dejó una huella muy profunda en la historia del séptimo arte (sería incapaz de recordar su trama ni aunque me estuvieran torturando y mi vida dependiera de ello) pero económicamente la cosa no salió del todo mal: casi 100 millones de dólares en todo el mundo.

Total, que sus responsables se pasaron años y años deshojando la margarita sobre si hacer o no una segunda parte. Pero resulta que justo cuando deciden que sí, que from lost to the river, va Olyphant (que, por lo que rumorea, no es precisamente la persona más fácil con la que trabajar) y deja claro que él pasa de raparse de nuevo la cabeza. Vamos, que no cuenten con él.

De modo que hubo que pasar al plan B, es decir, hacer un reboot y empezar de nuevo, pero sin excesos (35 millones de dólares de presupuesto, para que si la cosa salía mal tampoco fuera el fin del mundo). Lo que se traduce en un reparto lleno de caras conocidas, pero tampoco tan famosas como para pedir el oro y el moro. 


Así Rupert Friend ("Homeland") es el nuevo Hitman y Hannah Ware ("Boss", serie cuya primera temporada me pareció magnífica...y la segunda no fui capaz de acabarla) su partenaire, la damisela en apuros que al final resulta ser una mujer de armas tomar. Y, secundándoles, Zachary Quinto ("Heroes", el nuevo Spock de "Star Trek") y Ciarán Hinds ("Political Animals"), que es ese eterno secundario que está bien haga lo que haga, ya sea protagonizando "La vida en tiempos de guerra" de Todd Solonz que dándole la réplica en los escenarios a Benedict Cumberbatch en "Hamlet".

El resultado de esta segunda intentona, para qué negarlo, tampoco es como para tirar cohetes, pero sí que nos ofrece una película muy entretenida con un par de escenas de acción bastante notables. Si me preguntan dentro de dos años seguro que volveré a tener problemas para decirles de qué iba la cosa (El protagonista sigue a una chica, sin que se sepa qué quiere realmente de ella; pero tranquilos, que todo queda atado a mitad de peli, para poder dedicar la parte final a pegar disparos sin tino) pero mientras estaba en el cine no dejé de sonreír, satisfecho con una película de esas que sirven "para pasar el rato" (dicho con el mayor de los respetos, ojo).


Sinceramente no sé hasta qué punto "Hitman: agente 47" es fiel al videojuego en el que se basa, dado que he de admitir que jamás he jugado al mismo. Aunque, por lo que tengo entendido, es uno de esos juegos sin historia, donde todo consiste en disparar, así que no sé si sus fans habrán disfrutado con la peli o se estarán tirando de los pelos.

Lo que sí sé es que, como digo, juzgándola únicamente desde un punto de vista cinematográfico, es un producto digno y simpático, que no descubre la pólvora pero que tampoco hace que te cuestiones contratar a un asesino para que se cargue a sus responsables. Se deja ver con alegría. No sé si con eso les vale. A mí, desde luego, me pareció recompensa suficiente para el dinero gastado.


Y al público parece que también le ha convencido, lo suficiente como para dejar 81 millones de dólares en taquilla (que no es el taquillazo del siglo, pero es más del doble de lo que costó, así que con eso y con el mercado doméstico, la peli dará beneficios). Ahora sólo es cuestión de confiar en que sus responsables no tarden otros 8 años en decidir si quieren continuar o no con la saga. Sobre todo por si Rupert Friend se harta de esperar y tienen que empezar otra vez de nuevo...


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)