7/10/15


Con el estreno el pasado fin de semana de "Regresión", 2015 se acerca a su fin habiéndose convertido ya en uno de los mejores años que podemos recordar para el cine de terror.

Entre los estrenos hasta la fecha, podemos encontrar más de una veintena larga de títulos para todos los gustos: desde las ya clásicas secuelas ("La Mujer de Negro: el Ángel de la Muerte", "Insidious: Capítulo 3") hasta los remakes ("Poltergeist"), pasando por un par de incursiones españolas en el género ("Sweet Home", "Extinction") o las siempre rentables vueltas de tuerca a ese subgénero conocido como "found footage" que inauguró "El Proyecto de la Bruja de Blair" allá a finales del siglo pasado ("Eliminado", "La Horca")... Y todo eso sin contar con lo que promete esta próxima edición del Festival de Sitges, y los estrenos que aún están por venir: "Paranormal Activity 5", "Sinister 2" o la esperada "La Cumbre Escarlata", de Guillermo del Toro, sobre la que el mismísimo Stephen King ha dicho en su Twitter oficial que le parece "preciosa y jodidamente terrorífica".


Y cierto es que no siempre la cantidad es directamente proporcional a la calidad... Pero sin duda ha habido un par de títulos que, ya sea por su éxito en taquilla, sus críticas (nada) unánimes o las reacciones (encontradas) del público, son el mejor exponente de que este año dejará una buena cosecha...

1. "Regresión", de Alejandro Amenábar:

Tras su estreno en el Festival de San Sebastián, Fran Villalba nos dejaba su crítica sobre el tan traído y llevado regreso de Amenábar... Y Telecinco se ha encargado de que todo el mundo en este país se enterara de que llegaba la hora.

Han sido meses creando expectación, bombardeando con imágenes (este último mes ha sido insoportable), y claro... Con semejante maquinaria al servicio del producto, era de esperar: tras su primer fin de semana, directa al Nº 1 de la taquilla, y convertida en el mejor estreno español del año. Pero, tras la euforia inicial... ¿Cuánto tiempo aguantará el tipo?

Confieso que soy admirador del cine de Amenábar, de sus historias, sus intereses y su dominio de prácticamente todas las áreas de la síntesis cinematográfica... Pero confieso también que "Regresión" no me ha gustado; para empezar, porque después de meses vendiéndonos una película de terror, a última hora descubrimos que no es "de" sino "sobre el" terror... Y la decepción, por desgracia, es generalizada. Y para terminar... En tres palabras: error de casting.

Sin hacer spoilers (detesto que me los hagan a mí), lo cierto es que la película cuenta con aspectos notables, y en algunos momentos, sobre todo en su primer acto, me recuerda al tempo y la atmósfera de "El Exorcista" (y eso es todo un cumplido). Sin embargo, lo cierto es que la historia en sí está por encima del guión, y nos queda la sensación de que podría habérsele sacado mucho más partido si la película no se empeñara en dar miedo... Y, sobre todo, de haber contado con una actriz que llegara más lejos.

Ethan Hawke ha demostrado en varias ocasiones su solvencia retratando la vulnerabilidad y la obsesión de sus personajes, y hay algunas sorpresas en el reparto (esa abuela...), pero lamentándolo muchísimo, Emma Watson no llega donde llega su personaje. Y probablemente no por falta de esfuerzos, pero la realidad es que cuando debería transmitir empatía, lo único que transmite es falta de comprensión (o valentía, o disfrute...) de las capas de su personaje, de su profundidad... Un auténtico bombón y el verdadero pilar sobre el que Amenábar sustenta la premisa de esta historia.
Aún así, y por mucho que decepcione, nadie duda de que es una de las películas del año... Y puede que incluso gane con el tiempo, con futuros visionados, cuando nos olvidemos de la engañosa maquinaria publicitaria, y podamos ver simplemente el drama y la crítica que se esconden tras este suspense, última obra hasta la fecha de (digan lo que digan) un gran director.



2. "La Visita", de M. Night Shyamalan:

De nuevo, tras su estreno, en TodoOcio3D ya contábamos con la correspondiente crítica, aunque en esta ocasión... ¡No puedo estar más en desacuerdo!

Probablemente, una de las películas que más me hayan entretenido este año, con algún susto en lo más alto del podio y, sorprendentemente, con alguno de los mejores ataques de risa que no disfrutaba en una sala de cine desde hacía tiempo...

Y es que esa es la verdadera sorpresa de la película (porque el final, con giro argumental marca de la casa incluido, ya me lo olía antes de que saliera la primera galleta del horno...), la mezcla perfecta (y hasta diría que valiente) de miedo y humor; una atmósfera perfecta para la historia que cuenta, unos personajes totalmente asequibles, a los que te enganchas desde el primer momento, y hora y medio de puro entretenimiento, a medio camino entre la inquietante risa de la abuela y sus salidas de tono nocturnas... Y los momentos impagables del nieto. Sin duda, dos grandes aciertos.

¿Por lo demás? Oficio y acierto: el oficio de un director tan criticado como experimentado en el género, capaz de hacerte dar un brinco o reír para volverte a asustar en cuestión de segundos (una osadía de la que muy pocos salen indemnes)... Y el acierto de atreverse a hacerlo, de confiar en su instinto, y de jugar sin tomarse demasiado en serio.

Querido Shyamalan, ojalá te diviertas tanto como esta la próxima vez que decidas jugar detrás de la cámara.



3. "It Follows", de David Robert Mitchell:

Con esta película, yo acuñaría un término para un nuevo subgénero: el "hypsterror". O "terror cool", como más rabia les de... Y es que si los 80 están de vuelta, "It Follows" (cuya entusiasta crítica pueden leer aquí) casi roza los 70.

La fotografía (dando una lección a esas hordas de púberes adictos a los filtros de Instagram sobre lo que significa ser vintage), esa BSO hipnótica y psicotrónica... Incluso las interpretaciones, más cerca de la asepsia y la frescura de las primeras scream queens de Carpenter o Craven que de la sobreactuación siliconada de las protagonistas de "Dondesea Shore" de hoy en día... Todo hace de "It Follows" una auténtica joya del género, una película de culto instantánea.

David Robert Mitchell nos lleva de la mano en su particular visión del juego del pilla-pilla con moraleja de "póntelo, pónselo", regalándonos algunas de las imágenes más turbadoras de los últimos tiempos, con un ritmo, una atmósfera y una falta de respuestas perfecta. Algo que seguro que alguien se empeñará en estropear con alguna secuela más pronto que tarde...

Por lo pronto, les recomiendo que la alquilen si aún no la han visto: véanla en casa, si pueden en pareja o con amigos sugestionables, con las luces apagadas, mucha lata de refresco y muchas bolsas de papas fritas onduladas... La disfrutarán. Yo en breve la compraré en DVD o Blu-ray (dependerá de los extras)... Y porque no tengo preparado ningún saltito a EE.UU., porque si no me pillaba la edición especial que han lanzado... ¡En carcasa de VHS!

Lástima que en España no disfrutemos de esos niveles de nostalgia retro o frikysmo cinematográfico... Habría ido a mi estantería de cabeza.



4. "Babadook", de Jennifer Kent:

Y he aquí la joya indiscutible del año... Sobre la que muchos discuten porque no deja a nadie indiferente.

En enero llegaba a España esta rareza australiana, aclamada por la crítica en Sundance, Sitges, círculos de críticos de Nueva York, Chicago... El mismísimo director ganador del Oscar, William Friedkin, dijo que era "la película más aterradora" que había visto en su vida, algo que la mitad del público apoyaba... Mientras la otra mitad quería que le devolvieran el dinero de la entrada.

A un lado, los que opinan que la película está muy sobrevalorada, y que no perciben nada más allá de una lentitud insoportable y una fotografía tan gélida como su estado de ánimo a la salida del cine... En definitiva, que no supieron o quisieron ver lo que escondía la criatura, o que creen que lo único que hay que ver es humo.

Y al otro lado, están los que vieron algo más... Y confieso que soy de los que se encuentra en este grupo: los que, tras esa terrorífica figura con silueta de expresionismo alemán, encontramos toda una metáfora sobre los demonios interiores, y la contraproducente inutilidad de tratar de ignorarlos...
Personalmente, una de mis películas favoritas de este año.




5. Un par de menciones especiales:

En la misma línea que "Babadook", a veces nos topamos con piezas de terror indie venidas desde más allá de las colinas de Hollywood, y ya sea por lo exótico o por su originalidad (un valor añadido que solemos encontrar cuando buscamos fuera de la industria puramente palomitera)... Lo cierto es que podemos sorprendernos con algunos títulos más que interesantes.

Puede ser el caso de las estadounidenses "Somos lo que somos", de Jim Mickle (que nos llega con casi dos años de retraso), "Una chica vuelve a casa sola de noche", de Ana Lily Amirpour... O la austriaca "Goodnight Mommy", de Severin Fiala y Veronika Franz, aún inédita en salas españolas y que (como el anterior título) sólo los afortunados suscriptores de Filmin pudieron disfrutar durante un par de semanas gracias al Atlántida Film Fest, un festival de cine "no presencial" celebrado en dicha plataforma de cine online...

Hasta su estreno (que se rumoreaba podría llegar antes de que acabe el año... Esperemos), les invito a que disfruten de su tráiler, calificado por muchos críticos como uno de los más inquietantes de la historia... Ahí es nada.

Juzguen ustedes mismos.



En fin, que hasta aquí este repaso de un insomne masoquista...

¡Felicidades a los amantes del género por un gran año!

Y no olviden apagar las luces...

Y felices sueños, queridos.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)