24/10/15


La jornada vuelve a comenzar muy temprano (tónica habitual durante todo el Festival), con la proyección a las 8:30 am de "Ryuzo and his seven henchmen", la nueva película del siempre interesante Takeshi Kitano. En este caso Kitano, que ejerce de director y guionista, pero que en la parte actoral sólo se ha reservado un papel muy pequeño, opta por el tono de comedia para contar la historia de un grupo de yakuzas retirados que deciden volver a las andadas y formar una nueva familia.

A pesar de que el resultado es irregular, con una historia que avanza a ratos en círculos y un final demasiado precipitado, la película tiene suficientes puntos de interés y algunos gags especialmente inspirados como para que sea casi una obligación recomendarla. Kitano en su salsa.


Lo que viene a continuación es otra de las películas directas al Top 5 del festival: "The gift", el debut en la dirección de otro todoterreno como es Joel Edgerton, que lo mismo actúa ("Black Mass", "Exodus") que escribe ("The Rover") que se saca de la manga este excepcional thriller con uno de los guiones mejor ensamblados que he visto en mucho tiempo.

"The gift" nos narra la historia de un matrimonio que vuelve al hogar del marido y que se encuentra con un antiguo compañero de colegio de éste, un tipo extraño, sin demasiadas habilidades sociales y que tiene la mala costumbre de presentarse en casa de la pareja en los momentos más inoportunos. Pero cuidado, que las cosas no siempre son lo que parecen, y la trama nos va desvelando detalles sobre los tres protagonistas que harán que los veamos con otros ojos. Fantástica, fabulosa, una joya.


En comparación "Knock Knock", la nueva película de Eli Roth, demuestra ser una decepción. A decir verdad no la vi en Sitges, sino en Londres, hace algunos meses (porque estaba tan impaciente que no quería esperar, lo admito). Y, a ver, me lo pasé bien, pero es como ver "Funny Games" con tías buenas. Tal cual. En serio. Keanu Reeves es el sufrido marido y padre que deja entrar a dos locas en su casa (las guapísimas Ana de Armas y Lorenza Izzo) que terminan por convertir su vida en una pesadilla.

De modo que. para ser sincero, me pareció un poco una pérdida de tiempo, sobre todo cuando Eli Roth ha demostrado que es capaz de hacer cosas mucho mejores (como "The green inferno"). Eso sí, el puntazo final de la película es de los que no se olvidan.


De decepción en decepción y tiro porque me toca. A continuación veo "Ataque a los titanes 2", que continúa justo donde acabó la primera...y ojalá lo hubieran dejado como estaba. Porque esta cortísima segunda parte (85 minutos, y de ellos casi 7 son un resumen) supone una traición al espíritu de la primera y tira por otros derroteros mucho menos interesantes.

Vamos, que no me gusta el rumbo que toma la trama, para qué negarlo. Así que, en vez de disfrutarla, voy de bostezo en bostezo. Por cierto que he descubierto que hay serie de televisión, con los mismos protagonistas que en las películas, que contará la historia desde un punto de vista distinto. Con una peli buena y otra mala, voy a tener que verla para desempatar.


La siguiente película (es sábado y el calendario viene cargado) es "Turbo Kid". La reseña publicada es de mi compañero Txema, puesto que si la hubiera escrito yo habría sido un poco menos entusiasta. Sí, le reconozco el espíritu ochentero. Sí, vibré con la aparición de Michael Ironside. Y sí, es un producto muy simpático. Pero debo estar perdiendo al niño que hay en mí, porque si bien me pareció interesante, no me pareció TAN interesante.

Aunque, ojo, posiblemente esté en el bando perdedor en cuanto a mi percepción, ya que todo el mundo parece encantado con esta historia post-apocalíptica de niño que encuentra un disfraz de superhéroe y tiene que enfrentarse al malo de turno, ayudado por una extraña y entusiasta chica (sí, dejémoslo ahí) y el típico héroe rudo. Es como ver Mad Max, pero a lo pobre y con bicicletas en vez de motos.


Menos aún me gusta "Jeruzalem", enésima película del género "found footage", que al menos encuentra una excusa original para utilizar el recurso, ya que la protagonista se pasa toda la película usando sus "google glass". La cinta israelí parte de una premisa interesante ("la tercera puerta del infierno se encuentra en Jerusalem"), pero al final todo se divide en una primera parte con jovencitas de fiesta (la parte intrascendente) y una segunda con las protagonistas intentando escapar de la ciudad cuando se desata el infierno (la parte previsible). Pues eso, una más de tantas pelis similares.

Ahora bien, el día mejora, y mucho, cuando llega el momento de ver la nueva propuesta del visionario Jaco Van Dormael, director de "Mr Nobody" (reivindicable película con el ahora tan de moda Jared Leto, cuando aún no había ganado el Oscar y lo conocíamos cuatro gatos). Se trata de "El nuevo, nuevo testamento", una comedia negra que parte de la premisa de que Dios existe, es un cabronazo y vive en Bruselas. Pero su hija pequeña decide darle una lección y, antes de partir a la búsqueda de sus propios apóstoles, revela a la humanidad unos datos que no deberían conocer.


La película no sólo es maravillosa visualmente hablando sino que, más allá de su provocadora propuesta, en realidad es una hermosa fábula con moraleja (pero de las guays) y que, me crean o no, se pueden terminar incluso interpretando como un mensaje cariñoso hacia el cristianismo. Pero vamos, que la cosa no va de religión, sino de personas. Bueno, de personas...y de un gorila. La peli ya está en cartelera en cines de toda España, así que vayan a verla y luego hablamos.

A continuación, y mientras en otro cine ponen "Anomalisa", la nueva película de Charlie Kauffman que ya vi en San Sebastián (y que es una película de animación con un arranque magnífico - un hombre para quien todo el mundo tiene la misma cara y la misma voz, que se enamora de la única mujer con personalidad propia - que sin embargo no está bien rematado y le falta algo de poesía) servidor se va a ver "Tales of Halloween".


Se trata de una antología de 10 relatos de terror, rodados por gente de la talla de Lucky McKee (en el que es, curiosamente, el peor segmento de todos), Neil Jordan... y que es una gamberrada divertidísima, y con algunos episodios (sobre todo el segundo y el tercero) que son para enmarcar. Demonios cabroncetes, niños que defienden sus golosinas, venganzas del más allá...y extraterrestres contra psicópatas. La cinta lo tiene todo y se disfruta muchísimo.

A las mil de la noche, de la maratón nocturna sólo aguanto dos películas: la excepcional "Cooties" (profesores luchando contra niños zombis en un colegio; semejante locura sólo podía llevar la firma de Leigh "Saw" Whannell) y "Contracted: phase II".


"Cooties" se beneficia de un gran reparto (Elijah Wood, Rain Wilson. Alison Pil) y de un humor irreverente y ligero, que hace que la película se pase en un santiamén. Por su parte "Contrated: phase II" (una vez más la crítica no es mía, así que aprovecho aquí para decir lo que pienso) es una inteligente continuación del título visto hace un par de años, que resuelve algunas cuestiones, amplía la mitología de la saga y deja las puertas abiertas para lo que intuyo puede ser el final de la trilogía (aunque si la cosa va bien quizás la cosa se eternice, quién sabe)

Si "Contracted" nos hablaba de una chica que, tras un encuentro sexual, se iba convirtiendo gradualmente en zombi, aquí tenemos al superviviente de la primera entrega luchando contra el reloj para no compartir el mismo destino. Corta, intensa y sólo espero que se pongan con la siguiente entrega lo antes posible, porque tengo ganas de saber cómo sigue la cosa.


Y todo esto es lo que dio de sí la segunda jornada. Dos primeros días tan intensos que ya tenía claro que hacía falta aminorar un poco. Pero de eso hablaremos mañana.



0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)