10/9/15


Es imposible hablar de la primera temporada de "Mr Robot" sin incurrir en spoilers. En grandes, inmensos, gigantescos spoilers. A ver, no es que vaya a destripar todos los giros argumentales, así, a lo cabrito. Es más, voy a intentar por todos los medios ocultar las sorpresas...todas las que me sea posible ocultar. Pero aún así, van a acabar enterándose de cosas que tal vez preferirían no saber. Quien avisa no es traidor.

Así que, obviamente, creo que disfrutarán mucho más este artículo si ya han visto la serie. O, si no, les sugiero que vayan con cuidado, como quien camina por una zona minada, leyendo tranquilamente cada párrafo, hasta que decidan que ya saben demasiado. Es lo que yo haría.


Para los que aún sigue ahí, he de empezar confesando que "Mr Robot", si bien me parece una buena serie, no me ha entusiasmado tanto como a la crítica especializada. Está bien, es interesante, pero no mata. Y, sobre todo, no es especialmente original. Siendo sinceros, "Mr Robot" (aquí empiezan los spoilers) es "El club de la lucha" con hackers. 

Cierto grado de crítica social. Corporaciones que, de un modo u otro, controlan nuestras vidas (Esa "Corporación E", renombrada en la mente del protagonista como "Evil corporation"). Jóvenes confusos y desencantados, ya sean hackers, yonkis, currantes arruinados o todo junto. Y un grupo radical, "Fuck society" (de ahí el título del artículo) que está decidida a emprender la mayor revolución de la historia, poniendo patas arriba nuestro sistema. El espíritu de la novela/película de Chuck Palahniuk/David Fincher en toda su gloria.

Ah, bueno, y luego está el protagonista, Elliot, que es un pobre diablo que tiene como amigo a un carismático extraño, conocido como Mr Robot, con el que ¿nadie más interactúa? ¿Podría tratarse de un "amigo imaginario" a lo Tyler Durden? Podría ser, pero no seré yo quien les saque de dudas...


Lo mejor que se puede decir de "Mr Robot" es que es honesta. No juega con cartas marcadas, los guionistas no se sacan giros argumentales inverosímiles. Los trucos los hacen delante de tus narices, avisándote por anticipado, de modo que, si logran engañarte, el único culpable eres tú. Porque, en el fondo, la audiencia cree lo que le apetece creer (aún no me explico las teorías que circulaban por la red después del fatídico episodio 8, y cómo la gente de verdad estaba convencida de haber visto algo distinto a lo que el capítulo proponía. En serio, es flipante)

Además es una historia río (no estamos ante la típica serie de "caso de la semana") bien llevada, interesante y consecuentemente verosímil. El último capítulo es una bofetada a los espectadores. un "¿qué esperabais que pasara realmente?" absolutamente brutal. Habrá segunda temporada, ya está confirmada. Pero si todo acabara así, por mí sería suficiente. Porque la lección que dan estos diez capítulos acerca de la utilidad de las revoluciones y cómo funcionan realmente me parece difícil de superar,


En cuanto a la parte negativa, además de la ya comentada falta de originalidad, está el hecho de que "Mr Robot" es una serie antipática. Demasiado pagada de sí misma, que se cree más lista de lo que es.

Toda una temporada creando un clímax, dejando claro que todo está enfocado a un único objetivo, y cuando llega el momento de la verdad...lo obvian. Vemos las causas. Vemos las consecuencias. Pero Sam Esmail, su creador, nos escamotea el durante, el meollo de la cuestión. Y lo hace totalmente adrede, de modo que dan ganas de aplaudirle por su audacia...y pegarle por los aires de superioridad que se gasta. Como diciendo "esta es mi serie, y si no quieres verla que te den, no te necesito para nada".

Eso por no hablar de sus protagonistas. Es virtualmente imposible empatizar con ninguno de ellos. Sí, te pueden resultar interesantes... pero no caerte bien. En la vida real no querrías tener a ninguno a menos de un kilómetro de distancia, son todos mezquinos y tóxicos (con la salvedad del pobre jefe de Elliot, el único personaje por el que se puede sentir algo de cariño)


Empezando por su protagonista (excelente Rami Malek), un tipo tan listo como socialmente inadaptado, drogadicto, cabrón, peligroso. Sí, algunas de sus ocurrencias pueden parecernos divertidas. Pero alguien que hackea a todas las personas que conoce, que oculta información a sus amigos, que pone en libertad a los presos de toda una cárcel, que es responsable directo o indirecto de alguna que otra muerte...alguien así, en serio, ¿queremos que sea el líder de una revolución social? ¡El tipo es un peligro ambulante, debería estar en la cárcel! El problema no es que sea un antisistema, sino que está loco.

Pero la gente a su alrededor no es mucho mejor. Su amiga del alma, Ángela, cuya evolución en la serie es tan lógica como despiadada. O Darlene, que sólo quiere verlo explotar todo por los aires, sin importante quién se lleva por delante. O Tyrell, que parece el gran villano de la serie y al final resulta ser un pobre pagafantas al servicio de su mujer, una auténtica Lady Macbeth (y, a mi juicio, el personaje más interesante de toda la serie, junto a la aparición/cameo de B.D Wong).

De modo que sólo nos queda el simpático "Mr Robot" (Christian Slater participando, por una vez, en una serie que no es una auténtica bazofia...aunque por desgracia sale muy poco). A él sí que le podemos entender, apreciar, incluso seguir. Pero, espera, ¿hemos dejado claro ya si es una persona real o una simple proyección mental de Elliot?


"Mr Robot" es una serie interesante, de eso no cabe duda. Que se disfruta más reflexionando sobre ella que simplemente viéndola. Pero de ahí a considerar que es el no va más de la televisión... no, yo no llegaría tan lejos.

...ahora sólo espero que los Elliot del mundo no estén leyendo esto y decidan tumbar nuestra página sólo porque sí. Sería una gran putada, la verdad.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)