24/8/15


¿Qué es el Secret cinema? Pues un espectáculo en el que sus responsables eligen una película famosa (imposible predecir por dónde irán los tiros: han hecho desde "Regreso al futuro" hasta "Muerte entre las flores" o "El gran hotel Budapest", así de eclécticos son), la recrean en una localización secreta (vamos, que construyen decorados brutales que hacen que parezca que estás dentro de la película) y se montan una especie de espectáculo/juego de rol increíble que culmina con la proyección de la citada película.

En lenguaje llano, el Secret cinema es una pasada que despierta a tu niño interior y te hace disfrutar de lo lindo.

La última película elegida ha sido "El imperio contraataca", o lo que es lo mismo, una apuesta de éxito segura. Porque aunque no sean fans de la saga de "La Guerra de las galaxias", con que sólo hayan oído hablar de la saga y les guste un poco, van a pasárselo en grande. Y si resulta que son grandes seguidores..entonces directamente querrán quedarse a vivir allí.


El problema a la hora de escribir este artículo es cómo hacerle justicia al Secret cinema sin revelar tampoco demasiado. Porque la primera regla del "Secret cinema" es no hablar del "Secret cinema", como si fuera "El club de la lucha". No en vano sus propios responsables mantienen un halo de secretismo al respecto que hace que, una vez llegas al lugar en cuestión, te piden que entregues tu móvil y lo metas dentro de una bolsa sellada, para que no saques fotografías. 

Siendo sinceros, tampoco es Fort Knox (las imágenes que acompañan este artículo, sacadas de internet, así lo demuestran). Quiero decir, si alguien quisiera, estoy seguro de que encontraría la manera de grabar el show sin demasiados problemas. Pero la pregunta es, ¿para qué hacerlo? Una vez que entras en el Secret cinema, lo único que deseas es disfrutar de la experiencia, involucrarte en la aventura, asumir la identidad que te han proporcionado y pasarlo bien, no ponerte a grabarlo para la posteridad. Asumes el rol de jugador activo, no de espectador pasivo. 


De modo que trataré de desvelar lo suficiente como para captar su interés, pero no tanto como para chafarles la diversión si deciden acudir hasta Londres para tomar parte en la experiencia (el Secret cinema de "El imperio contraataca" estará hasta el 27 de septiembre, así que aún tienen tiempo).

Hubo un tiempo en el que creo que hasta la película elegida era un secreto hasta el último momento,  pero esos tiempos (si existieron, que tampoco podría asegurarlo al cien por cien) ya quedaron atrás. Ahora sabes dónde te metes, sobre todo porque, para que disfrutes plenamente la experiencia, te das claves, acceso a webs secretas, te otorgan una identidad y un rango tras contestar unas preguntas (yo era Klaatu Deesan, Gobernador de la Alianza)...e intentan venderte equipamiento adecuado para tu personaje.

Sí, el Secret Cinema es un negocio. Siento destrozarles las ilusiones, pero así funciona el mundo. Hay varios tipos de personajes (piloto, Gobernador de la alianza, explorador, mercenario...) y cada uno lleva una indumentaria determinada. Y por si no tienes ganas de hacerte tu propio disfraz, ellos ponen a tu disposición una tienda (online y también física, en el mismo Londres; merece la pena visitarla sólo por lo friki que es) donde comprar todo lo que necesites. Incluyendo unas bufandas que, ahí sí, te sugieren que lleves, ya que cada facción cuenta con una característica, de un color determinado, que ayuda a que todo el mundo tenga claro a qué categoría perteneces.


¿Es fundamental comprar la bufanda? Por supuesto que no. Ni siquiera tienes que ir disfrazado. Si has pagado religiosamente tu entrada, ya puedes ir con chanclas y bermudas si te apetece, que nadie te dirá nada. Pero, de nuevo, la pregunta es ¿por qué querrías hacer eso? Es decir, una vez que has decidido jugar, que te lanzas a la aventura y te dejas seducir por el espectáculo interactivo, ¿por qué sumergirte totalmente en el papel?

De modo que, al menos nosotros, nos compramos las bufandas y una pegatina de identificación (20 libras, el mundo no se acaba por ello) y el resto ya lo improvisamos. Como la mayoría de la gente. Es un espectáculo digno de ver. Hay quienes seguían más o menos las pautas y quienes se las saltaban a la torera. Pero ¿qué más da? Lo importante es pasárselo bien.


En lo que sí conservan la vieja noción del "secretismo" es en el lugar elegido para el espectáculo, que sólo te comunican unos días antes de que sea tu turno para acudir. No seré yo quien desvele su ubicación, pero sólo puedo decir que no se me ocurre mejor emplazamiento.

Porque uno cree que el "Secret cinema" va a ser algo grande, pero nunca te imaginas que pueda ser TAN grande. Y me refiero a todos los niveles, tanto a nivel de diseño de producción y cuidado por los detalles, como a las dimensiones físicas del lugar en cuestión. Dejémoslo en que es amplio. Muy, muy amplio. Y que cuando te preguntas por qué te piden 80 libras por proyectarte una película que podrías ver en el salón de tu casa...una vez dentro, llegas a la conclusión de que has invertido bien tu dinero. Y que los organizadores sacarán beneficio (por su bien, eso espero) pero que no han escatimado en gastos a la hora de montar el show.

¿Y en qué consiste este Secret cinema en concreto? Sólo puedo decir que, aunque sea de "El imperio contraataca", en realidad la fantasía que tú vives es la de Episodio IV. Descubres Tatooine, la casa del tío Owen, la cantina, el desierto de los Jawas... está todo, absolutamente todo. Incluyendo a una centena de actores que interactúan contigo y que no dejan de representar a sus personajes en ningún momento.


Por muy mala suerte que tengas, con que sólo estés con los ojos abiertos, asistirás a unas cuantas escenas míticas que se desarrollan ante tus ojos. Y también te perderás otras, de eso estoy seguro, porque siempre está pasando algo en todas partes. A partir de ahí, todo depende de lo que quieras hacer, de lo mucho o poco que quieras moverte, de las ganas que tengas de interactuar. A fin de cuentas (no nos engañemos, es algo asombroso, pero no mágico) hagas lo que hagas terminarás siempre en el mismo lugar. Es un juego de rol controlado, como no podía ser de otro modo teniendo en cuenta que acoge a más de 300 personas cada día.

Puedes ver cómo Han disparó primero. Hablar con Luke (a nosotros nos dijo que se estaba preparando para ser piloto, y que el imperio no le agradaba, pero tampoco pensaba hacerse rebelde. Al despedirnos le dije, totalmente metido en mi papel, "creo que volveremos a vernos"), evitar al Imperio, buscar cómplices rebeldes. Volarás por el espacio, serás capturado, te encontrarás con Darth Vader, bailarás (sí, bailarás) y te lo pasarás en grande. Aunque, cuidado con lo que haces, porque incluso puedes acabar en la cárcel...


Son casi tres horas en las que tú eres el protagonista de una película mítica, en las que por un rato te parecerá haber sido trasladado a una galaxia muy, muy lejana. Y, cuando todo termine, aún queda ver la película (la edición especial, eso es lo único malo. Pero que es George Lucas sigue siendo mucho George Lucas) en una pantalla gigante... y con momentos interactivos. No voy a entrar en detalles, sólo diré que es bueno no estar sólo atento a la pantalla, sino también a lo que sucede a tu alrededor.

En definitiva, el "Secret cinema" es una experiencia vibrante, divertida, mágica. Una estupidez para críos, lo sé. Pero es que en el fondo todos (al menos un servidor) seguimos siendo unos críos deseando que alguien nos deslumbre y nos haga soñar.


En serio, si pueden ir, yo no me lo pensaría. No negaré que me quedo con las ganas de repetir. Y, esto por descontado, no pienso perderme la próxima edición del "Secret cinema", sea cual sea la película elegida. Como si optan por una de Lars  Von Trier...


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)