31/7/15


Volvamos al dicho de William Goldman: en el mundo del cine nadie sabe nada. Y el tema de las secuelas no es una excepción. Pensar que porque una película haya tenido éxito, la continuación también lo tendrá es un error de principiante. Incluso al revés. O si no que se lo digan a "Fast & Furious", que pasó de saga defenestrada (la tercera parte, casi un producto destinado a video sin actores famosos) a que su última entrega sea ya la quinta película más taquillera de todos los tiempos.

Déjenme poner un ejemplo más: si alguien decidiera relanzar una franquicia después de más de una década, todos los expertos le dirían que es una locura, que ha pasado demasiado tiempo...salvo que seas "Jurassic World" y lo petes. 

En definitiva, que no tenemos ni idea de qué va a funcionar y qué no.


Dicho esto, es obvio que si "Ted 2" hubiera triunfado en taquilla, todo lo que voy a decir a continuación no tendría sentido. Y que escribirlo ahora, una vez que se conocen sus números en taquilla, suena a apuntarse a caballo ganador. De nada vale que les jure que esto ya lo predije hace meses...aunque soy el mismo tío que en su momento dijo que "Titanic" nunca sería un gran éxito en taquilla porque Dicaprio tampoco tenía tantos seguidores. Un crack como futurólogo.

Pero lo cierto es que "Ted 2" no ha entusiasmado al público americano. Su taquilla se ha quedado estancada en los 80 millones, lo que no está del todo mal...si no fuera porque la primera parte recaudó 218.

Y esto es así porque, para ser sinceros, "Ted" es una historia autoconclusiva. Una película divertida, que estuvo muy bien, pero eso fue todo. Nadie estaba esperando realmente volver a ver al oso malhablado. Lo siento, Seth MacFarlane, pero no es un personaje TAN carismático. No es interesante porque sí, sino porque en la primera película pusiste en su boca algunos comentarios realmente ingeniosos. Pero la secuela no tiene nada de eso.


Ese es el auténtico problema. Que al hecho de que nadie esperaba con ansias la secuela (eso sólo ocurre con sagas como "Star Wars", en la que George Lucas nos escupió en un ojo con Episodio I y aún así volvimos a por más con las siguientes entregas) se le une el hecho de que ésta es mala. Muy mala. Una excusa argumental de las que te inventas sobre la marcha cuando no has hecho los deberes y tienes que entregar un tratamiento ya mismo.

Y a falta de historia y de chistes brillantes, si lo tenemos que fiar todo a un Mark Walhberg con cara de "cuándo estará ingresado el dinero en mi cuenta", mal vamos. Por no hablar de Amanda Seyfried, actriz que me cae genial, pero al que le dan un papel tan penoso que al final logra que echemos de menos a Mila Kunis (que tampoco es precisamente la reina del carisma, pero hasta ese punto llegamos)


Admitamos que la cosa no pintaba bien desde que se hizo público su trailer, que tampoco era como para tirar cohetes. Pues la triste realidad es que en ese trailer están los mejores chistes de la película. Casi me atrevería a decir que los únicos chistes.

El resto es una trama estirada que no tiene pies ni cabeza y que desaprovecha algunos de sus puntos más fuertes de la película original, como el personaje de Giovanni Ribisi, muy por debajo de lo que podría haber dado . Qué diablos, si ni siquiera el cameo de Liam Neeson es especialmente divertido (y estamos hablando de un tío con una vis cómica tan inesperada como inmensa; si no han visto su aparición en la serie "Life's too short con Ricky Gervais y Warwick Davis no saben lo que se pierden)

El despropósito es tan grande que, cuando están hablando de Samuel L. Jackson (momento que se puede ver en el trailer), Ted dice "¿Has visto alguna película? Él es el negro". Sin embargo "Ted 2" tiene un actor negro de prestigio...y no es Samuel L. Jackson, sino Morgan Freeman cobrando por simplemente aparecer y demostrar que sigue teniendo una gran voz. ¿No creen que el chiste hubiera tenido más gracia si el personaje del abogado lo hubiera interpretado el propio Jackson?


Por lo demás, si han visto el trailer, ya saben de lo que va la película. Los tribunales deben decidir si "Ted" es una persona o no...y eso es todo. Hora cuarenta de gags alargados innecesariamente, bastante humor grueso de andar por casa, mucha droga y poco humor. Sólo el cameo de Dennis Haysbert logró arrancarme una sonrisa.

Como siempre les digo, no dejen que mi opinión les impida ver la película si tienen ganas de hacerlo. Y ojalá les guste y se rían, en serio. Pero no puedo negar que a mí me pareció tan mala que intentaré olvidar que esta segunda parte existió.

Y por una vez, ya iba siendo hora, el público me ha dado la razón.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión :)